Antes de hablar de las necesidades de tu caldera, te recomendamos que eches un vistazo al Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITA). Este documento recoge las especificaciones de eficacia energética y seguridad que las instalaciones energéticas y calderas de un edificio deben cumplir con el fin de utilizar de manera razonable la energía.

El reglamento especifica las condiciones que debe cumplir la caldera para su buen funcionamiento. Entre éstas se encuentra también la periodicidad de revisión del aparato. La inspección es obligatoria y sirve para verificar la eficacia del aparato.  Por lo tanto, permite comprobar que las emisiones de gases de éste sean las correctas.

¿Cada cuánto hay que revisar una caldera?

Es importante no confundir la revisión de la caldera con la inspección de gas natural.  Ésta última es obligatoria cada cinco años en todo el territorio español menos en el País Vasco, que es cada cuatro. La compañía de gas que estés utilizando es la encargada de llamar y avisarte con tres meses de antelación de la inspección. En este caso la distribuidora será la encargada de enviarte al técnico de turno que revise toda la instalación.

Ahora bien, volviendo a la revisión de la caldera, existen diferencias entre aparatos. 

  • Calderas domésticas:

    Son aquellas con potencia igual o inferior a 70Kw, propias de oficinas pequeñas o locales más reducido.

    • Si la caldera es de gas, las revisiones son obligatorias cada dos años.
    • Por otro lado, si la caldera funciona con electricidad o gasóleo, las revisiones son obligatorias cada año como mínimo.
  • Calderas térmicas:

    Son calderas con potencia superior a los 70Kw. Éstas son propias de instalaciones comunitarias, locales comerciales, hoteles que dispongan de piscinas térmicas o de un espacio de spa. La revisión de estos aparatos, al ser de mayor envergadura, debe hacerse como mínimo una vez al mes.

  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas:

    • Con una potencia comprendida entre 24,4Kw y 70Kw, se obliga a inspeccionarla cada dos años.
    • Con potencia inferior a 24,4Kw, es obligatorio cada cinco años.

Una vez revisado el tipo de caldera que tienes en tu oficina o establecimiento, es normal que se te pase el momento de la revisión puesto que no es una cuestión de la que vas a estar preocupándote cada día. Por eso es recomendable contratar a alguien externo para que esté pendiente por ti.  De este modo, aseguras que tu caldera funciona del modo más eficaz siempre.

¡Atención! La revisión de la caldera debe llevarla a cabo un técnico acreditado. Puede ser una empresa de servicio técnico oficial, la misma compañía de gas o un experto acreditado como en el caso de los que pertenecen a Taclia