Pintar una habitación de hotel supone una inversión de tiempo y, por lo tanto, un porcentaje de pérdidas. Puesto que durante el tiempo en el que se esté pintando y los días posteriores de secado (y ventilación), privamos de la habitación a posibles huéspedes. Pintar rápido una pared podría parecer no estar en concordancia con obtener buenos resultados. Se puede pintar más rápido sin sacrificar la calidad. Pero, ¿cómo?

Desde Taclia vamos a compartir contigo un par de trucos para intentar reducir el tiempo invertido en pintar esa habitación de hotel que llevas tiempo evitando renovar. Ahorra tiempo sin renunciar a la calidad profesional.

Escoge bien el tipo de pintura:

  1. Pintura plástica.

    Es la más utilizada para pintar paredes. Una vez seca, es uno de los productos mejor lavables en el caso de aparecer alguna mancha de suciedad. Tiene un secado rápido. Eso sí, no se recomienda utilizarla para baños y cocinas ya que no tiene muchas propiedades anti humedad como otras.

  2. Pintura de esmalte sintético.

    Son perfectas para los acabados mate y satinados. Aptas para la mayoría de superficies, al ser una pintura muy fuerte se utiliza mayoritariamente en metal y madera. Tardan bastante en secar por lo que, a no ser que tus paredes sean de este material, ahórrate el tiempo de secado y escoge otra.

  3. Pintura de esmalte acrílico.

    Tipo de pintura más ecológica y menos tóxica. Son resinas acrílicas solubles en agua. Es la pintura con menos olor por lo que es perfecta para espacios con poca ventilación. Al igual que la pintura plástica, tiene un secado muy rápido.

  4. Pinturas vinílicas.

    Muy parecidas a las de esmalte acrílico pero más caras.

Primero de todo, limpia a conciencia la pared para eliminar cualquier impureza. Saca los cuadros y cubre todos los muebles para que no se manchen. Tapa el suelo para evitar que caiga pintura directamente. Una vez forrado todo aquello que mantener al margen, escoge la pintura y, ¡manos a la obra!

El tiempo de secado no sólo depende de la pintura que hayas escogido. Es importante tener en cuenta las condiciones de la habitación que vas a pintar. Si tiene mejor ventilación, más rápido se secará. Un truco es colocar un ventilador para ayudar a aumentar la velocidad de secado.

Lo más recomendable es empezar a pintar a primera hora de la mañana, con las ventanas bien abiertas, aprovechando la luz natural. Sobretodo, no pintar en días de lluvia. Mira la previsión del tiempo antes de decidir el día, si resulta ser demasiado húmedo, el secado podría tardar hasta el doble de tiempo.

Cuando se pinta, lo normal es que la habitación esté inhabilitada mínimo dos días, entre limpiar, cubrir muebles, pintar y secar. Para evitar alargar más, se podría empezar a pintar al atardecer, una vez registrada la salida de los últimos huéspedes. De este modo, si se utiliza una de las pinturas mencionadas anteriormente (plástica o acrílica) y se coloca un ventilador para ayudar la corriente que entra por las ventanas abiertas, el secado acabaría antes y se podría habilitar la habitación de nuevo estando esta disponible la siguiente noche.

Contacta con Taclia y nuestros expertos os ayudarán a definir el mejor plan de acción dependiendo de las condiciones de la habitación y las pinturas utilizadas. ¡Infórmate!