La importancia de escoger adecuadamente el color de tu oficina

¿Sabías que está demostrado que el color de una pared influye en las emociones de las personas? Por eso es tan importante escoger bien el color de las paredes de tu casa, de tu oficina o de alguno de tus establecimientos.

No es la primera vez que se habla de la psicología de los colores, ni como método terapéutico ni como instrumento de neuromarketing. Hay que saber conjugar bien aquellos colores que transmitan armonía sin perder de vista el color corporativo en todo momento. Al fin y al cabo, es la seña de identidad de tu negocio.

Ahora mismo estás pensando en los tonos que has utilizado en las paredes, ¿verdad? Atento a esta chuleta con algunos de los colores principales y descubre qué es lo que estás proyectando a través de las paredes. ¿De qué color tenemos que pintar la oficina para trabajar mejor?

  • Blanco

    Este color transmite tranquilidad y frescura además de aportar luz y sensación de amplitud de espacio. Si te has fijado es el color utilizado en los hospitales, es el color pacífico por excelencia. Si en tu oficina no tenéis mucha luz exterior, es un buen color para potenciar visualmente la amplitud o el brillo del lugar.

  • Negro

    Es el color más elegante de todos y el que tiene más carácter. Transmite misterio, estilo, magia e introversión. No es recomendable pintar absolutamente toda la oficina de este color o el ambiente agobiará, es un color que absorbe la luz. Utilízalo para pintar sólo una pared y así aprovechar para crear contrastes. Una buena opción es colgar en la pared pintada de negro una estantería blanca y colocar en ella objetos que queramos destacar.

  • Amarillo

    Vinculado a la actividad mental. Es un tono más energético que genera ambientes optimistas y agradables. Además, se dice que es un color que aumenta la seguridad en uno mismo. Puede que no sea el más indicado para el despacho de un analista pero sí para una sala de reuniones dónde se llevan a cabo los brainstormings. El amarillo es un color muy creativo. Otra opción es utilizarlo en la cafetería de la oficina.

  • Rojo

    Atención con este color, es pasional y agresivo. Si se utiliza mucho acaba generando estrés a la vista. Mejor reservarlo para estancias en las que los clientes no vayan a pasar mucho tiempo y, sino, utilizarlo en superficies más reducidas como una pared pequeña que haga contraste con el resto de la oficina.  No es aconsejable utilizarlo en un despacho, cada vez que levantes la mirada del ordenador inconscientemente fijarás la atención en ese color.

  • Azul

    Transmite profesionalismo y confianza. De entre todas las tonalidades posibles de este color, la mejor opción es decantarse por un azul celeste o alguna de las variantes más pastel, el resto pueden ser colores demasiado fríos. De igual manera que pasa con el blanco, el azul es un color que relaja mucho. Puedes utilizarlo para lugares en los que se necesita concentración, como un despacho.

  • Verde

    Símbolo de naturaleza, renovación y crecimiento. Este color equilibrado en todas sus variantes aporta frescura a cualquier estancia. Es un buen color para pintar espacios de trabajo comunes.

Entonces, ¿de qué color pinto la oficina para trabajar mejor?

No hay uno específico. Sobre todo si tu oficina acoge varios espacios dedicados a diferentes funciones: cafetería, sala de trabajo, despacho, sala de reuniones… Aunque, si realmente quisieras utilizar un sólo color para todo, recomendamos el blanco. Es el más fácil de combinar con la decoración que le quieras poner.

¿Otro consejo? Elige los colores en función del sector de negocio y los productos que vendes.

Cualquier momento es bueno para hacer un cambio de look, ¡renovarse o morir! Y con una simple capa de pintura en una de las paredes se consigue mucho. En Taclia no somos expertos en cromoterapia pero sí en pintar. Contacta con nosotros y haz el cambio en el que estás pensando. ¿Qué color escoges?

Apunte a pie de página: Si decides pintar o barnizar alguna de las superficies mejor en primavera/verano. Es importante que después airees bien el local. No queremos que os intoxiquéis con el olor a pintura.