Aprender a delegar es imprescindible

Saber delegar y gestionar bien el tiempo es clave. Llegado el momento hay que empezar a soltar funciones para evitar una saturación y así, centrarse mejor en las responsabilidades asignadas o, en el caso de poder hacerlo, sustituirlas por otras nuevas. Es difícil ceder la responsabilidad de algo tuyo a una persona ajena. Se trata de un ejercicio de confianza. Pero, por muy difícil que parezca, es necesario.

Delegar funciones te permite:

  1. Tener más productividad. Una vez confiadas a otros trabajadores las tareas que consideres, podrás dedicarle más tiempo a las funciones importantes y de mayor responsabilidad correspondientes con tu cargo. Esto significa que, a más tiempo dedicado, más productividad y, por lo tanto, más eficiencia
  2. Delegar tareas importantes a nuestros trabajadores significa que les dotamos de más autonomía, y por lo tanto aumentamos su motivación por el trabajo. Toman consciencia de que confiamos en ellos y en sus aptitudes para llevar a cabo algo importante. Gracias a ésto está demostrado que, además de aumentar su autoestima, mejora el rendimiento. Está bien que en un inicio quieras supervisar el trabajo, sobretodo si al nuevo responsable le entran algunas dudas. Cosa muy normal. Pero a la larga has de ir “soltándole de la mano” poco a poco para que sea capaz de tomar decisiones, resolver problemas y realizar tareas sin la necesidad de tenerte ahí vigilante.
  3. Tener más tiempo para tu negocio (y para ti). En la mayoría de los casos, ir sobrepasado significa hacer horas extras con tal de acabar todas las tareas en el plazo limitado. Si aprendes a delegar, podrás cumplir con tu trabajo dentro del horario estipulado. Además, te quitarás de encima el estrés que supone pensar permanentemente “no llego, no llego.”

La importancia de la gestión del tiempo

Habrá días en los que acabes antes de hora y puedas utilizar ese tiempo extra para desarrollar nuevas estrategias de ventas o pensar en formas de expandir el negocio… Cómo hemos dicho antes, la gestión del tiempo es fundamental.

Sabemos lo difícil que es delegar cuando se trata de funciones que conciernen al buen funcionamiento de la empresa. Pero como habrás podido comprobar, es algo muy beneficioso para todos. Delegar te permite centrar la atención en tareas importantes y, en consecuencia, aumentar el nivel de eficiencia, productividad y rentabilidad. Es un hábito que hay que ir trabajando.

Cuando se trata de tareas ajenas al negocio es mucho más fácil recurrir a una subcontratación y en eso, nos centramos nosotros. Problemas de jardinería, fontanería, mantenimiento, climatización, limpieza… Una larga lista de servicios a tu alcance.Todo esto que sí que es fácil delegar, contacta con Taclia y te informaremos de cómo.

Mind your business. Nosotros nos encargamos del resto.