La importancia de decorar correctamente tu sala de reuniones

La sala de reuniones no sólo acoge a trabajadores de tu empresa sino también a clientes o proveedores que os visitan para alguna reunión. Por eso mismo es importante que el espacio refleje no sólo la esencia de la empresa sino que, también, sea un lugar tranquilo pero original dónde los asistentes se sientan a gusto, así que decorar la sala de reuniones de forma adecuada es clave.

Si la idea es una renovación 360º de la sala, existen tres modalidades:

  • Sala de reuniones cerrada.

    Si se necesita un espacio privado fuera del alcance de miradas indiscretas, lo mejor es una sala de reuniones cerrada convencional. Paredes y puertas normales y, si se necesita, techos perforados para evitar el eco acústico.  Si lo que quieres es una sala de reuniones cerrada pero no necesitas tanta privacidad, una buena opción es acristalarla. Esto aporta amplitud visual pero sigue mitigando el sonido, otorgando privacidad a lo que se habla dentro de ella.

  • Sala de reuniones abierta.

    Si, por el contrario, no necesitas un espacio cerrado y tu idea es proyectar una imagen de transparencia absoluta, la mejor opción es una sala abierta. Sin muros ni puertas. Visualmente accesible a cualquiera que pase cerca. Este tipo de sala de reuniones es propia en startups, empresas jóvenes y dinámicas.  En estos casos lo que se hace para delimitar el espacio de la sala de reuniones del resto es cambiar el material del suelo de la zona. Por ejemplo, colocar una moqueta que ocupe toda la zona.

  • Sala de reuniones mixta.

    Este tipo de salas dan mucho juego estéticamente hablando. Puedes combinar lo que más te guste de las salas cerradas con lo mejor de las salas abiertas.   Por ejemplo, puedes mantener tres paredes con muros convencionales y la cuarta, la que contiene la puerta de entrada, acristalada. Otro caso es sustituir los materiales de los muros convencionales por revestimientos de madera.  Otra opción es dejar uno de los lados con ladrillo vista, dándole un toque original sin perder la privacidad deseada.

Una vez escogido el tipo de sala de reuniones que quieres (o que ya tienes), puedes pasar a la decoración del interior. Existen muchas combinaciones posibles para cambiar el look de la sala.  A continuación de proponemos un par de ideas que te pueden ser muy útiles:

  • Pintar.

    Algo sencillo es cambiar el color de las paredes. El blanco es el color más común porque es el más sencillo de combinar con los muebles u objetos de decoración que tengas en la sala.  Una idea es pintar tres paredes de blanco.  Para la cuarta utilizar un color más oscuro, por ejemplo el gris. Importante que en la pared del color distinto sea donde coloquemos la televisión del ordenador o la pizarra, dejando las paredes blancas cromáticamente despejadas.  Si prefieres una sala de reuniones más sobria pero sin perder el estilo, utiliza colores neutros (blancos, beige o grises).  Luego, añade algún detalle creativo en el diseño: paneles con iluminación en las paredes laterales, añadir una alfombra XXL debajo de la mesa principal o incluir espejos para darle aún más amplitud al espacio.

  • Muebles.

    Cambia el estilo de todos los muebles de la sala. Ten en cuenta el color de las paredes y la disposición con la que querrás organizar el espacio. Si has optado por un color de paredes blanco, puedes inclinarte por muebles de estilo industrial, que combinen madera vieja con estructuras metálicas.  Si, por el contrario, la sala de reuniones tiene colores muy vivos, una buena opción son muebles de color blanco y mesa central transparente, con sillas de oficina blancas. En cambio, si ya hay mucha mezcla de colores, abstente de colgar estanterías y cuadros en las paredes. Recargaría el ambiente demasiado. Si necesitas estanterías para guardar libros o carpetas con documentos, colócalas a ras de suelo.

  • Añadir plantas.

    La opción más barata. Existen más de diez especies de plantas de interior ideales para colocar en una sala de reuniones. Dependiendo de la cantidad de luz natural que entre.  En el caso de haber ventanas, se pueden colocar dos grandes palmeras de salón, una a cada lado de la pizarra o pantalla de televisión. También se pueden añadir macetas con cactus pequeños repartidos por las estanterías.

Tú encárgate de decidir cómo decorar la sala. En Taclia nos ocuparemos de ponerlo todo a punto cuanto antes. Echa un vistazo a todos los servicios de los que nos podemos hacer cargo.