La evolución del DIY al DIFM

Hace tiempo que la tendencia del Do it Yourself (DIY) se ha instaurado en nuestra sociedad. No sólo en manualidades convertidas en hobby como tejer, hacer collages, cerámica o pintar, sino también en todo lo relacionado con el bricolaje.

Sin embargo, desde hace un tiempo existe otra tendencia que va ganando terreno: Do It For Me (DIFM). Ésta se refiere a exactamente lo contrario al DIY. Es pagar a un profesional externo para que se ocupe del servicio que necesites. Montaje de muebles, limpiar cristales, ocuparse del suelo de madera o de la moqueta, cuidar el jardín… son varias de las tareas que se prefiere externalizar. ¿Hecho “por ti” o “para ti”?

¿En qué consiste exactamente?

Esta tendencia es propia de personas jóvenes que no quieren (o no pueden) perder el tiempo haciendo las cosas que pueden pagar por hacerse. Lo mismo pasa con muchas PYMES que prefieren pagar a un profesional para que se ocupe de servicios ajenos al negocio pero necesarios para el éxito de la empresa, teniendo la oficina o los locales 100% habilitados y pulidos. Jardinería, limpieza, reformas, montajes, fontanería… Todo aquellos detalles que, si tuviésemos tiempo (y paciencia) podrían hacerse in-house. Al estilo DIY. Pero sin arriesgarnos a no conseguir el acabado profesional que aporta seriedad al negocio.

¿Qué ventajas tiene?

Por eso mismo, subcontratar es la mejor opción para pequeños y medianos negocios que no tienen ni el tiempo ni la habilidad, ni el personal necesario para cubrir estas necesidades. Lo más rentable es contratar a un único proveedor multiservicio, como es el caso de Taclia.  Además de ocuparse del problema, se encargará de hacer seguimiento, control y de todos los temas de facturación.  ¡Deja que los especialistas “Do It For Me”!

Puede parecer una estrategia un poco más costosa que el DIY.  Sin embargo, ofrece a los distintos negocios una solución que puede ser aplicada con rapidez por profesionales expertos. El DIFM es una pequeña inversión inicial que a la larga sale rentable. Llámanos y te explicaremos cómo te beneficia esta tendencia.

Si eres el dueño de una empresa, te presentamos una plataforma que genera confianza.  Te aseguramos que estás poniendo en buenas manos todo lo relacionado con el mantenimiento, reparaciones o lo que sea que se necesite. La tendencia del DIY puede ser muy gratificante, sí. Pero para temas personales. Cuando necesites realizar tareas de montaje o bricolaje para tu negocio, lo mejor es delegar la responsabilidad en alguien profesionalmente preparado para ello.

Si de todas formas sigues convencido de seguir con el DIY, aquí tienes algunas ideas.