Cómo mantener un suelo de madera en tu lugar de trabajo

Primero de todo hay que tener en cuenta qué tipo de suelo tiene tu oficina o local. Pueden ser suelos de madera natural o suelos laminados sintéticos. Ambos precisan de cuidados especiales sin embargo la madera natural es mucho más delicada.

Interioriza esto: Un suelo de madera, sea del tipo que sea, no es lo mismo que un suelo de baldosas. Nada de pasar continuamente la fregona o bayeta, eso no hace nada más que humedecer el material. Se aconseja pasarla máximo una vez al mes.

Los suelos de madera son muy sensibles, casi tanto como la moqueta. Aunque ambos tengan diferentes necesidades de limpieza y cuidado. Antes de nada, existen dos cosas que puedes hacer para cuidarlos durante el día a día: 

  1. Añadir un felpudo en la puerta de entrada, tanto de la calle como del jardín. Es importante limpiar la suela de los zapatos antes de entrar y pisar la madera. Sobretodo en días de lluvia que lo único que conseguimos es humedecer el material si no lo secamos bien antes.
  2. Si el tipo de oficina lo permite, añadir un zapatero en la entrada. De este modo no se ensuciará o se rozará con las pisadas de los zapatos que vienen de la calle. También puedes proveer calzado cómodo para no ir descalzos todo el día. Suena un poco raro pero se hace.

Esta práctica es usual en locales de Yoga, zonas de Spa en los hoteles, restaurantes ECO… Todo este tipo de negocios ya lo han instaurado. Se considera una moda y, encima, es muy buena forma de mantener mucho mejor el suelo de madera.

Recomendaciones sobre cómo cuidar tus suelos de madera

  1. Aspirador mejor que escoba.

    La escoba araña la madera. Es aconsejable pasarlo cada dos días, dentro de lo posible. Con esto evitamos que se acumule el polvo o la arenilla que pueda entrar de la calle y que, a la larga, podría acabar rozando la madera. Estos roces pueden causar arañazos en las láminas.

  2. Fregonas (o bayetas) muy bien escurridas.

    La humedad es incompatible con este tipo de suelos. El día que quieras hacer una limpieza más profunda, seca muy bien la fregona antes de cada pasada. Que esté lo menos mojada posible. Además, utiliza un producto especial para suelos de madera, tienen un pH neutro y por ello, no estropean el barniz. Si no encuentras un producto especial, una alternativa es mezclar agua tibia con un chorro de vinagre de vino blanco.

  3. Es importante nutrir e hidratar.

    El aceite de almendras puede ser una muy buena opción para tratarlo y ayudar a que recupere el brillo inicial. Utilízalo una vez cada 15 días. Repara la madera apagada, suaviza la superficie y aporta un extra de brillo.

  4. Cera.

    Aplica cera especial para madera cada dos o tres meses. Protege y da brillo al parqué. En el caso de no tener a mano la cera, el aceite de oliva es muy buen sustituto.  Otro uso que se puede dar a la cera es la de tapar arañazos. En el caso de tener alguno, rellena con esta cera y pinta con betún para dar un poco de color. Si resulta que la madera tiene algún agujero más pronunciado, lo mejor es utilizar masilla de madera. Una vez seca, hay que lijar para nivelarla con el resto del suelo.  Encuentra aquí más trucos para tapar arañazos en el suelo de madera.

En Taclia disponemos de los mejores profesionales que pueden ayudarte con los suelos de madera.