¿Sabías que existen diferentes tipos?

La mayoría de pequeñas y medianas empresas no cuentan con un servicio de mantenimiento integrado en su estructura. Lo que se suele hacer es externalizar cuando surge un problema o tenemos alguna inquietud relacionada con una de las instalaciones.

Estas contrataciones “esporádicas” pueden ser útiles para solucionar según que incidentes.  Este es el tipo de mantenimiento que todos tenemos en mente. Sin embargo existen tres categorías distintas de mantenimiento que se diferencian por el tipo de tareas que incluyen. 

Los tres tipos de mantenimiento que debes tener en cuenta en tu oficina o local son:

  • Mantenimiento correctivo:

    Es del que hablábamos más arriba. Compone el conjunto de tareas destinadas a reparar averías. Es el tipo de mantenimiento que ha de ser más rápido y efectivo. Soluciona fallos urgentes que en un principio no se tenían previstos.

  • Mantenimiento preventivo:

    Tareas destinadas a prevenir posibles incidentes que puedan surgir en las instalaciones en un futuro. Surge del análisis previo de los distintos equipos que tienes en tu oficina o establecimiento. Puede hacerse dedicándole tiempo con conocimientos básicos. Sin embargo, es mejor que lo lleve a cabo un experto para no olvidarnos de ninguno posible fallo. Al ser un profesional con experiencia, realizará este análisis más rápido y, por lo tanto, también ahorrarás en tiempo. 

  • Mantenimiento predictivo:

    El el tipo de mantenimiento con el que se analiza el estado de las instalaciones. Si el mantenimiento preventivo se dedica a hacerlo para crear un manual de posibles incidencias, el predictivo controla mediante variables físicas la aparición de indicadores cuando algo falle.

Con este mantenimiento puedes revisar las instalaciones eléctricas, las de climatización, los ascensores o incluso los detectores de incendios de la oficina. Estas variables físicas pueden ser la temperatura, el consumo de energía o la intensidad de la vibración del aparato. Todo depende del tipo de aparato del que quieras hacer el mantenimiento.

Mientras el mantenimiento correctivo son tareas que puedes externalizar en esos momentos puntuales (aunque no sea lo más indicado), los otros dos tipos de mantenimiento es preferible que lo hagan expertos que estén familiarizados con todos esos procesos. En Taclia tenemos muchos profesionales a tu alcance que pueden ahorrarte tiempo y dinero ocupándose de los tres tipos de mantenimiento.