¿Cuándo consideramos que una empresa consigue dar un buen servicio?

Depende de la calidad del servicio y de la gestión y ejecución de éste. Puede ser que tengas un modelo impecable de implementación y relación con los clientes pero, en el momento de ser ejecutado por tus trabajadores, ya sea por falta de comunicación o fallo logístico, no se llega a la eficacia planeada.

Del mismo modo podría ocurrir al revés. Tener un excelente trato con los clientes pero un gran vacío en el diseño del proceso. Esto también afecta en gran medida al rendimiento de los sistemas.

¿Cómo se consigue?

Existen muchas empresas que, ya sea por falta de tiempo o de estructura, se limitan a ofrecer servicios básicos mínimamente eficientes. Sin embargo toda empresa debería dedicar análisis previo de procesos y posibles para dar buenos servicios de calidad y sí o sí eficientes. Esto puede conseguirse aunando esfuerzos entre estrategias y personal encargado de ejecutarlas y de asegurar que la empresa consigue dar un buen servicio a sus clientes.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta las cuatro razones principales por las que una empresa no da un buen servicio. En estas faltas intervienen todos los niveles de la organización empresarial, desde los líderes hasta los manitas que se encargan de ejecutar lo planificado.

Los cuatro fallos principales que impiden dar un buen servicio

  • Falta de comunicación. Puede ser que no se llegue a entender la necesidad del cliente. Por mala explicación o por mal entendimiento.
  • Falta de conocimientos. Es necesario contratar profesionales con conocimientos técnicos del sistema e instalaciones. No sólo para poder solventar problemas sino para entender las necesidades del cliente.
  • Falta de rendimiento. Suele deberse a causa de la falta de asistencia técnica pro activa.
  • Falta de diseño y normativas. El jefe tiene que tener claro y redactado todo el diseño de procesos para su correcta ejecución.  Esto permite ahorrar mucho tiempo en indecisiones a cada paso. Además, existen regulaciones legales a tener en cuenta.  Si las pasas por alto, pueden suponer la paralización de servicios. Es lo que se conoce como “mantenimiento legal.”

Un inconveniente que hay que tener muy presente en este tipo de negocio es que, al ser servicios, el feedback de las prestaciones es bastante subjetivo.  Esto se debe a que depende de las sensaciones con las que se queda el cliente. Obviamente podemos ser amables y estar atentos a sus necesidades avanzándonos incluso a posibles que puedan surgir.  A pesar de eso, nuestro control de la situación y como consecuencia, de lo que pueda sentir el cliente, tiene un límite.

Facilita encuestas de feedback y encárgate de dar un buen servicio post-venta para informarte de las impresiones y mejorar. En Taclia disponemos de un servicio post-venta específico para cada cliente.