El mantenimiento por ley

Existen un conjunto de tareas de mantenimiento que comprenden el conjunto estipulado por los técnicos profesionales y que engloba tres grandes categorías: preventivo, correctivo, predictivo. Sin embargo, además, también existen aquellos impuestos por la ley. A este grupo de tareas se las conoce como “inspecciones reglamentarias”, “mantenimiento por requerimiento legal” o simplemente, “mantenimiento legal”.

Las obligaciones legales describen desde las tareas necesarias a llevar a cabo, la frecuencia con que hacerlo, las personas capacitadas legalmente para llevarlas a cabo y la forma en la que registrarlo todo para que, ante cualquier revisión, pueda presentarse una prueba documental. El control lo ejerce la Administración y las especificaciones varían dependiendo del tipo de instalación y de su tamaño.

Obligaciones legales

Según la normativa actual, las responsabilidades que tienes como titular de una instalación son las siguientes:

  • Utilizar los equipos dentro de los límites de funcionamiento previstos por el fabricante.  Deberán ser retirados del servicio si dejan de disponer de los requisitos de seguridad necesarios.
  • Realizar el mantenimiento de las instalaciones, accesorios de seguridad y dispositivos de control de acuerdo con las condiciones de operación y las instrucciones del fabricante.
  • Ordenar la realización de las inspecciones periódicas que correspondan, según lo expuesto en el protocolo de mantenimiento.
  • Llevar al día las reparaciones o modificaciones que se necesiten.  Es clave disponer de un registro actualizado de los equipos.  Debe incluir las fechas de inspecciones periódicas realizadas y anotaciones en el caso de haber habido reparaciones o modificaciones en la instalación.
  • Informar de accidentes en el caso de que se produzcan.

Tipos de inspecciones

Existen cuatro tipos de inspecciones reglamentarias, dependiendo del motivo de éstas. 

  • Inspecciones realizadas por los técnicos de mantenimiento de la oficina.
  • Inspecciones externalizadas que puede realizar una empresa con los conocimientos necesarios sin necesidad de ser una empresa autorizada, acreditada o inscrita en algún registro.
  • Otras inspecciones externalizadas que puede realizar una empresa autorizada específicamente para llevar a cabo este tipo de inspección.
  • Inspecciones que debe realizar un Organismo de Control Autorizado (OCA), entidad acreditada en diferentes campos reglamentarios. En el caso de un resultado negativo, la OCA establece un plazo de tiempo para la reparación correspondiente y las acciones que se deben considerar. Estas son las entidades que siguen la ley y actúan en nombre de la Administración.

La seguridad es lo primero. Revisa el protocolo de tu equipo o instalación.  Infórmate del tipo de revisiones que ha de pasar para tener las inspecciones al día según la ley.  Lo más recomendable es contratar a un profesional para controlarlo todo. En Taclia podemos ayudarte con estas cosas. Contacta con nosotros y te diremos cómo.